Singladura: Grupos de Whatsapp en el colegio, cómo usarlos

Poradmin

Singladura: Grupos de Whatsapp en el colegio, cómo usarlos

Nos puntualizaba el genial Javier Urra, con total razón, que solemos emplear el calificativo “nuevas” a las tecnologías cuando -en realidad- ya no lo son tanto. El uso de hardware (pizarras y/o tabletas) ya tienen varios años de vida, así como app y software. Una de ellas es Whatsapp, líder indiscutible en servicios de mensajería instantánea para dispositivos móviles. Y, como todo, su uso -sin necesidad de estar regulado- sí estimamos que debería ser necesario recordar ciertas “normas” de buena conducta

Una de las falsas creencias entre (algunos) usuarios de Whatsapp, y por extensión de cualquier red social (dícese Facebook, Twitter, etc), reside en que tras su ¿anonimato? se creen con la potestad de poder elevar sus quejas. Insultar, vejar o maldecir a una persona está terminantemente prohibido por la legislación española. Hace apenas unos meses una madre fue condenada por calumnias por utilizar el grupo de Whatsapp del colegio para “expresar” su opinión; que, por cierto, la libertad de expresión, como derecho fundamental, está más que salvaguardado, siempre y cuando no se pisen -obviamente- otros derechos fundamentales, como el del honor e intimidad…

A propósito del uso de las redes sociales, Eneko Delgado, abogado en AUDENS, comparaba cuando hace muchos años los niños ponían un mensaje en un papel doblado  y, por debajo de las cajoneras, iba circulando el susodicho. Para que llegara a toda la clase tenían que trascurrir varios minutos….Hoy, la inmediatez y rápida propagación de ese mismo mensaje hace que en apenas segundos cientos de personas puedan conocer información valiosa (si los deberes o la foto de grupo es el jueves o el viernes) o -por contra- leer virulentas críticas de algunos padres…

Por ello, desde Singladura y en nuestra apuesta por las buenas prácticas, hemos elaborado una pequeña guía con unos buenos consejos para el uso de esta red social.

  • Whatsapp es una red de mensajería “instantánea“. La rapidez es su clave. Por ello, al participar en un grupo, muchos mensajes serán informativos y otros interrogativos. Si crees tener la respuesta, aporta. Si sigues los “hilos” no tendrá sentido dar respuestas varias horas después si otros usuarios ya han contestado.
  • Sencillez y concreción. Aunque la app dispone de una versión para PC, escribir en un teclado móvil no es cómodo, ni tampoco leer mensajes excesivamente largos. Ve al grano.
  • Ten en cuenta que los grupos de Whatsapp de padres del colegio se crean con el foco de agilizar y facilitar la vida escolar de los alumnos y, muy probablemente, los niños (menores de edad) accederán en ciertas ocasiones al contenido allí publicado. Jamás lo uses para otros fines, aunque sean bienintencionados, como enviar chistes o fotografías. Sé responsable y demos ejemplo a los niños.
  • Lo dicho, dicho está“; y permanece. Piensa que no es lo mismo hablar que escribir. En el primer caso la entonación que se use condiciona qué mensaje queremos transmitir (ira, rabia, enfado, alegría…). Por otro lado, escribir con mayúsculas transmite la idea que estás gritando. Como ves, hay un código no escrito sobre cómo usar Whatsapp…Por ello, antes de darle a “enviar” léelo de nuevo; aún estás a tiempo de evitar un malentendido.
  • Muchos docentes señalan que “al colegio se viene a aprender, educado se viene de casa“. Por este motivo, y más que nunca, los adultos debemos dar ejemplo a los niños y tenemos que ser consecuentes en la resolución de conflictos, ya sea donde intervengan mayores, menores de edad o ambos.
  • Aparte del Whatsapp hallarás otros canales “tradicionales” (teléfono, acudir al Centro) para hacer más efectiva tu queja. Si estás disgustado con el trato de un equipo directivo, un docente o personal administrativo, acude a ellos directamente y exige una explicación. Seguro que te atenderán encantados, conseguirás una solución a tu problema y evitarás que se vuelva a repetir, lo cual incrementará tu grado de satisfacción.
  • Hasta la aparición de las redes sociales la información se canalizaba exclusivamente por medios de comunicación acreditados que contrastaban la información, aportando información fiable, fidedigna, veraz. Es decir, no se publicaban rumores. Con el uso de las redes sociales, muchos padres crean y/o comparten información sin haber previamente analizado (mínimamente) si lo que están compartiendo es real o un bulo (un fake). De modo que, antes de compartir, asegúrate  que estás completamente seguro de lo que vas a “anunciar”. Whatsapp no es más que un altavoz, y tú eres el responsable…
  • En cualquier caso, la idea es muy simple: usa siempre el sentido común. O dicho de otra manera, no hagas en las redes sociales lo que no harías en la vida real.

www.singladura.net

About the author

admin administrator

Deja un comentario