Nota de prensa


 

 

 

 

 

04/02/2019

 

Share |

 

Singladura: Cómo mejorar el rendimiento académico

 

A punto de entrar en el ecuador del curso, encarrilamos los exámenes del segundo trimestre con el foco puesto en completar de la manera más exitosa el curso. Los alumnos deben centrarse en estudiar e intentar comprender qué se explica en clase. Obviamente, los mejores resultados académicos dependerán de la cantidad de tiempo empleada a tal fin. Ahora bien, ¿cómo maximizar los esfuerzos? En otras palabras, ¿qué pautas debe seguir un alumno para retener mejor los conocimientos?


Parece lógico pensar que, si estudiamos mucho, los resultados serán acordes. En principio, sí; sin embargo conviven otro cúmulo de factores que ayudan (y mucho) para que los alumnos obtengan unos mejores resultados, como –y por ejemplo- seguir una dieta saludablehacer ejercicio o dormir adecuadamente. Vayamos por partes.

A nadie se le escapa ya en pleno siglo XXI que el adagio “Mens sane in corpore sane” es una incontestable realidad. Recordará el lector cuando aquí expusimos la teoría del neuroeducador Jesús Guillén (a la derecha en la imagen), a propósito de la gran conveniencia de hacer ejercicio físico, al menos una hora y siempre a primera hora de la mañana, lo cual ayuda a ponernos en marcha tanto física como psíquicamente, favoreciendo la retención de los contenidos. Guillén explicaba que lo ideal es hacer ejercicio –siempre- a primera hora, nada más levantarse y desayunar. ¿Cómo? Por ejemploacudiendo al colegio caminando (o en bicicleta, si el trayecto y el tráfico lo permite), evitando el coche y/o bus escolar.

bicicleta colegios
Acudir al colegio caminando o en bicicleta puede ser
una excelente idea, en familia o con amigos

 

Tanto Guillén como otros neuroeducadores apuntan en la vía de la importancia de hacer ejercicio físico nada más levantarse, ya que permite que el cerebro sea más receptivo a la hora de asimilar contenido durante la jornada escolar; motivo por el cual (no es casualidad) que cada vez más Centros Educativos incorporen la asignatura de Educación Física a primera hora en los calendarios escolares, por su estrecha relación entre ejercicio y rendimiento académico.

Bien, si la actividad física juega un papel crucial en la retención de contenidos y la atención del alumno en clase no es menos importante cómo la alimentación influye en el rendimiento académico. ¿Quién no ha escuchado alguna vez la frase “somos lo que comemos”? Aunque te pueda parecer ciertamente más vulgar y menos glamuroso que el anterior latinajo, la autoría del mismo obedece a Ludwig Feuerbach, filósofo y antropólogo alemán, quien en una obra de 1850, titulada "Enseñanza de la alimentación", señaló que “si se quiere mejorar al pueblo, en vez de discursos contra los pecados denle mejores alimentos. El hombre es lo que come". Así, vemos que más de 150 años después ya existía una relación directa entre la alimentación y la “inteligencia” de las personas, desde un plano intelectual, poniendo en directa relación cómo ciertos alimentos favorecían la capacidad para retener conocimientos y, quizás, aprender más rápido.

“SABÍAS QUÉ…...el chocolate libera, entre otras cosas, serotonina y endofirnas, hormonas respectivamente que provocan una sensación de calma, placer y bienestar, facilitando en gran medida la concentración en el estudio.” 

“¡Si me lo sabía al dedillo!” 
Como docente es, posiblemente, una de las frases más escuchadas (y repetidas) cuando entregamos las notas a los alumnos y éstos han suspendido. Y la realidad es que, probablemente, sí se sabían perfectamente los contenidos pero los nervios les traicionaron en el momento de la verdad. En este sentido –y en relación con la alimentación- los alumnos deben desechar el consumo de bebidas con cafeína en los días previos a los exámenes. El mejor aliado para acostarse la noche anterior es un buen vaso de leche caliente al acostarse, el cual le ayudará a dormir plácidamente. Y si el menor es “adicto” al chocolate, ¡buenas noticias!: el chocolate, y cuanto más puro sea (mayor porcentaje de cacao), mejor, ayudándole a reducir el estrés propio de la víspera.

Según los nutricionistas, en época de exámenes, los estudiantes deberían aumentar la ingesta de ciertos nutrientes que ayudarán a la asimilación de contenidos. Por ello es recomendable añadir a la dieta alimentos que contengan vitaminas B y E, fósforo, magnesio, potasio y zinc. Todos ellos facilitarán al alumno mejorar la capacidad de concentración así como la memoria para retener grandes cantidades de información. ¿Y dónde podemos encontrarlos? Principalmente en las frutas y verdurasasí como en los hidratos de carbono complejos, que tienen la cualidad de liberar su energía de manera progresiva.

A la hora de descansar, un apunte: es recomendable que en la habitación haya la máxima oscuridad posible y que ordenadores portátiles y demás dispositivos electrónicos se desenfuchen, para evitar así que las débiles luces led de carga "contaminen" lumínicamente la estancia. De igual modo, es recomendable no centrar la vista en ninguna pantalla una hora antes de dormirnos, siendo preferible optar por una lectura de nuestro agrado.
 


RECOMENDACIONES


 

  1. Sigue la auténtica dieta mediterránea: ingiere carnes a la plancha, mucha verdurapescados y aceite de oliva.

  2. No abuses de grasas saturadas ni azúcares y sal. Sus digestiones son excesivamente pesadas y entorpecerán tu estudio.

  3. Si tienes hambre entre horas mientras estudias, lo mejor son los frutos secos para saciarte además de aportarte alto contenido en vitamina B. En Alemania los anacardos se conocen como “la comida de los estudiantes”.

www.singladura.net
 

 

 


©2019 IberDidac. Todos los derechos quedan reservados. Se autoriza a redistribuir, reenviar, copiar o citar el contenido de esta página siempre que no se modifique y se cite la fuente.  Política de privacidad

Aviso Legal
Conforme a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, y a la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos que sus datos están incluidos en nuestra base de datos con el fin de seguir ofreciéndole información sobre nuestros servicios. IBERDIDAC no vende ni comparte dichos datos con ninguna entidad u organización. Usted puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en los términos y plazos establecidos por la L.O. 15/1999, dirigiéndose a IBERDIDAC, por vía postal enviando una carta con los datos que desea suprimir o modificar al Aptdo. Correos 2088. Alcalá de Henares 28801. Madrid, o bien por e-mail
iberdidac@iberdidac.org